APACHETA SALA/ESTUDIO

Sobre APACHETA SALA/ESTUDIO*

*artículo escrito para el libro del ARTEI.

 

Agradecer, comentar, opinar, aclarar

No fue antes de pertenecer a ARTEI que uno necesitase traducir en palabras nociones como estas, impresiones que hoy quiero compartir. Que operen como agradecimiento a una entidad indispensable. Territorio en el que algunos compañeros militan sin heroísmo y con una tenacidad inquebrantable. Es decir, como los mejores guerreros.

Comentar.

Habrá que crear más alternativas a lo dado y este será todo un gesto político. Así nacieron muchas salas del teatro independiente histórico, muchas salas de ARTEI: como una alternativa a lo dado en las carteleras del teatro comercial, a lo programado por cada gobierno de turno en los teatros oficiales, a lo cristalizado en cualquier dimensión. Hoy también debemos pensar alternativas a aquello que ubicándose en los márgenes reproduce las lógicas de los centros. El camino de lo alternativo hace sentido cuando abraza la búsqueda de unas libertades imposibles en otros sitios.

Lo poético se tendrá que hacer escuchar corriéndose de la norma. Creando tiempos y espacios para su existencia. Devenir la vía para acceder a otras instancias de producción pervierte su función, su fundamento, el anhelo de lo diverso.

El frustrante diálogo con el Estado.

Desde ARTEI pude comprender que no necesitamos un Estado asistencialista que con míseros y retardados aportes haga su propio juego y embanderándose festivaleramente en nuestro trabajo, en nuestros espacios, afirme su gestión. Necesitamos un Estado que sea un aporte a la real autonomía de nuestro quehacer. Que cree políticas para evitar dependencias, que propicie la creación y su circulación. Pero si dicho Estado tiene la capacidad de desoír el grito de los sectores más postergados, ¿cómo se podrían oír las voces de una actividad reducida por algunos a lo “pintoresco de esas salitas de teatro independiente”? De nuestra parte, no ceder a una escena pintoresca, solicita bajar los umbrales de parodia cínico/intelectual donde crece lo snob y sus mandatos ombligueros. No renunciar a la auténtica alegría puede implicar una risa más visceral. No renunciar a la alegría puede incluso alojar intensidades estéticas donde la risa tenga derecho para faltar a la cita. Claro que tanto la producción poética como la gestión que llevamos a cabo son limitadas en la expansión de su campo crítico cuando estamos atados a la supervivencia de los espacios, a la urgencia de la coyuntura.

Apacheta, nuestra historia, ARTEI acompañando nuestras crisis y el tiempo de las aclaraciones. También saber que somos solamente un caso más.

Como los canallas hablan desde el resentimiento salimos a dar la propia versión de nuestras crisis: no la hemos pasado bien, pero la pasión está intacta y hemos vuelto.

Armamos en 2003 una sala que produce, investiga y forma.  Que, como otras salas, “financia” ensayos propios y ajenos. Construimos Apacheta desde la nada misma, desde la más absoluta carencia de recursos y con las manos amigas. A casi 13 años de actividad (2016) pudimos ser dueños de unas paredes salvándolas de convertirse en un supermercado chino. Nos ayudó el INT en un aproximado 17% del valor de la propiedad. Fuimos punta de lanza de los subsidios de compra posteriores para salas de todo el país. El resto de las colaboraciones en lo económico, donaciones de las que estaremos por siempre agradecidos, alcanzaron a sumar cerca del 1% del costo de la compra. No obstante, el apoyo incondicional de prensa, público y artistas empoderó nuestra posición para ganar la partida. Ya no habrá allí un supermercado.

Hoy -2018- asumir el disenso con quien nos asociamos para comprar esas paredes en partes iguales, se resolvió con nuestra retirada. El aporte oficial fue delegado a los nuevos propietarios del inmueble de calle Pasco. Querer sostener una ética, una estética y una política nos vuelve a encontrar alquilando. Renunciamos, a favor de nuestra salud, a ser dueños, pero no a seguir haciendo y llamándonos Apacheta Sala/Estudio, una de las salas de ARTEI.

El viejo proyecto va mutando. Continuamos expandiendo un deseo espacializado, morada física y temporal de construcciones que se traman propiciando encuentros.

Nota final

ARTEI se configura como una producción colectiva de conocimiento, espacio de lucha para la defensa de nuestra actividad, zona de des/cubrimiento de lo heterogéneo que nos constituye. Comprensión de la necesidad de estar juntos sin por ello sacrificar las diferencias.

FORMACIÓN EN APACHETA

ENTRENAMIENTO ACTORAL

Durante muchos años la praxis teatral y la formación actoral le generó al actor el siguiente interrogante:

¿Qué debo hacer (yo) en esta situación del personaje, cuál es mi acción cuál es mi objetivo?

El cambio que estamos investigando es la formulación de una pregunta que atienda a:

 

¿Qué es lo que el afuera me hace hacer?

Entendemos ese “afuera” como la relación con los otro/s, el tiempo y el espacio de la acción. Una reformulación del paradigma técnico tradicional, al tiempo que un ejercicio de encuentro con lo que dispara la creación cuando se atiende a la alteridad.

Se trata de que el actor construya recursos que descentren su “estar en escena”: de la preocupación individual y vertical a un modo horizontal de habitar las situaciones. De tal manera, el actor se concentrará más en qué lo impulsa a la acción. Es decir, tendrá que ampliar su rango perceptivo. Siendo esta última otra de las características fundamentales de esta concepción: de la histórica preocupación en “lo expresivo”, ¿cómo lo hago? a una ocupación puntual en ¿qué me hace hacer?

Lo enunciado se trabaja desde procedimientos que intervienen directamente el cuerpo del actor y lo conectan con los modos de escenificación y dramaturgias tanto clásicas como emergentes.

DIRECCIÓN DE ACTORES

El eje de trabajo no está puesto en la totalidad de los mecanismos de la puesta en escena, el eje es: El actor-actriz y sus operaciones en escena.

De dónde puede que este taller sea de interés para directores de medios audiovisuales y/o coreógrafos y hasta de gente proveniente de la crítica.

El laboratorio, no obstante, entiende que el trabajo del actor vertebra el dispositivo al que solemos llamar montaje y por eso mismo revisará cómo dicho trabajo puede estar positivamente condicionado por el texto / guión, la escenografía, la utilería, el vestuario, la música, las luces, la cámara y el público (o simplemente la mirada de otro). Es decir, por todo aquello que configura el tiempo y el espacio que se materializa en la puesta.

¿Qué hace el actor cuando actúa?

Será la pregunta ineludible para entender cómo dirigirlo.

¿Qué queremos del actor cuando lo dirigimos?

Será una pregunta que tampoco dejaremos de lado porque sin saber sobre esta cuestión pueden tener lugar cantidad de procedimientos que, lejos de crear con otro/s, nos ubiquen como directores en relaciones que podrían bloquear aquello a construir.

PUESTA EN ESCENA

Se propone indagar el funcionamiento de la noción de tensión en todo el sistema de la puesta en escena.
Nos concentraremos en que la articulación de actuación, texto, espacio, tiempo y público sea un entramado de tensiones. Dicho “entramado” será la obra misma.
Dinámica del trabajo práctico:
- Se convocará un grupo de actores para el montaje de una obra breve.
- Se irán montado distintos momentos del material durante la cursada.
- Cada uno de los bloques montados serán expuestos al debate para comprender qué operaciones se llevaron a cabo para sostener las tensiones propias de la pieza elegida.
Dinámica del trabajo de reflexión:
- El trabajo de reflexión sobre la puesta en escena se apoyará en los siguientes ejes:
- La reflexión a partir de textos teóricos de diferentes disciplinas.
- La visualización de materiales pictóricos y escultóricos.
- La visualización de videos y/o fotos de montajes de diferentes poéticas teatrales.
- La apreciación de piezas musicales.
Tópicos a trabajar:
- El montaje como un “dispositivo de percepción” para tramitar las tensiones de la excusa dramática (texto, idea, imagen, todo tipo de disparador).
- Funciones de la luz, la escenografía, el vestuario, la música, el texto, la actuación, la disposición del público en la composición del citado “dispositivo de percepción”.
- Las marcas: Del juego para estructurar, al juego estructurado (Problemáticas de la repetición).
- La emergencia del lenguaje de la puesta: pronunciamiento poético.

© Guillermo Cacace. Artes Escénicas. Actuación. Dirección de Actores

APACHETA SALA/ESTUDIO: Finochietto 483. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. / Mail: tallerescacaceabriola@gmail.com / Tel: (+54 9) 1130142997 /

  • Instagram
  • Facebook icono social